top of page

Teatro espontáneo, herramienta oculta y poderosa

Los actores surgen desde el público y fluye la improvisación, pero no la desorganización. El tema, los conflictos, el texto nacen desde la fuerza creativa de los participantes. Pareciera una fiesta, un ritual. Es el Teatro Espontáneo.

Creado por Jacobo Levy Moreno, en la década del 20, creando las bases del psicodrama y perfeccionado por una serie de artistas, psicólogos, escritores y gente común y corriente: trata de hacer desaparecer el escenario artificial que ha instalado un modo industrial de hacer arte, para cambiarlo por la vida misma.


Jacobo Levy Moreno, creador del psicodrama

Recupera el valor terapéutico de la creatividad, que es entendida como un motor propulsor de energías expresivas. Lo característico de toda acción creativa es el impuso espontáneo y libre, para lo cual hay que despojarse de las llamadas “conservas culturales”, estereotipos que te entrega la cultura y sus ideologías dominantes.

El teatro espontáneo moviliza las verdades ocultas de quienes participan en una sesión. Resignifica las divisiones artificiosas entre dramaturgos, actores y espectadores, para darle protagonismo a todos en las diversas etapas de la sesión. Vuelve al origen antropológico del teatro: la fiesta y el rito, conecta lo artístico con lo terapéutico, lo imaginativo con la realidad social. No pretende sacarte de la realidad, como lo hacen los dispositivos del teatro tradicional y/o del cine, te sumerge en ella en una dimensión más profunda.

taller de teatro en el que aplicando técnicas de teatro espontáneo y sociodrama terminamos trabajando una puesta en escena a partir de sus propias experiencias

Normalmente es relegado por la institucionalidad teatral al marco de las terapias o de los recursos docentes, cuando se usa en Pedagogía, ya que el Teatro Espontáneo atenta contra los medios de producción dominantes en la industria cultural porque su promesa es tentadora: no volverás a ser quien eras después de haber participado en una sesión, ya no te creerás el tinglado de fingimientos que otros hacen, arriba de un escenario distante a ti, en un lugar que la sociedad llama “teatro”, porque habrás descubierto que Teatro es (como indica su etimología, theatro) una posición, un punto de vista ante el escenario del mundo, una forma de ver y analizar la vida que puede tomar un cauce artístico, pero también uno educativo, o político, o terapéutico. 

Técnicas de Teatro Espontáneo aplicadas en un taller infanto juvenil que hiciéramos en sector de alta vulnerabilidad social

Te dejo con un pequeño desafío: ponte cómodo, relájate y date permiso para una aventura. Imagina frente a ti un espejo. En él, comienza a cambiar tu figura en cualquier aspecto, tú decides: peso, color, altura, sexo, edad, condición social, etc. Hasta un momento que te sea cómodo y hasta divertido. Luego, sin perder esa concentración y esa imagen mental acércala a ti, como si te traspasara. Déjalo respirar, descansa y en ese estado sal a caminar un rato por las calles, mirando todo atentamente, pero hazlo como si no fueras tú, como si fueras ese alguien completamente diferente a ti. No hay que hacer nada, no hay que fingir nada, no hay que comportarse de otra manera, no “actuar”, sino mirar desde otro yo, solo mirar atentamente el mundo desde ese otro yo… Hazlo y me cuentas. En una de esas, te animas y te inscribes para uno de nuestros próximos talleres de teatro espontáneo con Programación Neuro Lingüística.

Por mientras, para que te hagas una idea, te dejamos acá un pequeño video de una organización argentina que lo trabaja.



Comentarios


bottom of page