top of page

El escenario siempre vibra


“Podemos cerrar nuestros ojos, pero todavía podemos escuchar. Podemos taparnos los oídos, pero el sonido aún resonará en nuestro cráneo. Existimos en un universo sonoro.” Afirma el gran director de teatro y regisseur de óperas, Peter Sellars, en la introducción a Sound and Music for the Theatre. Todo el cosmos vibra, decían los antiguos griegos, todo incluyendo los cuerpos.




música y teatro


La música, la melodías, el canto siempre ha estado indisolublemente unida al teatro, baste saber que los orígenes de este artes se remontan a himnos corales en honor a Dionisos en la antigua Grecia. La misma palabra tragedia se remonta etimológicamente a tragos, que significa macho cabrío y a odé que era una forma de cántico, al parecer popular y religioso.


Desde sus raíces hasta hoy el teatro está anclado a la sonoridad, a la música o al efecto acústico que desde siempre se ha utilizado para intensificar momentos, acciones, unir la trama, entretener al público o  lograr ese vínculo abstracto, visceral y atávico que la solo la música puede establecer con nuestro sistema neurológico y hormonal, que puede generarnos la empatía y catarsis con las desventuras y peripecias de un personaje.


Bailando con el Pueta (sic), música, coregrafías ycanto para poner en escena versos de décima polular chilena. Un poeta mira la actualidad desde Valparaíso

De esta unión entre teatro y música han surgido géneros como la Pastoral, la Zarzuela, la Ópera, el Musical y con el advenimiento del cine sonoro, la música incidental. Tan solo de la unión entre dramaturgia y música tenemos obras colosales: Egmont, que Beethoven escribiera para la obra homónima de Goethe; la música que F. Mendelssohn compusiera para Sueño de una noche de verano, de W. Shakespeare, de la que hasta del día de hoy resuena en las bodas del mundo entero la pieza conocida como la Marcha Nupcial


En esta somera revisión no puede estar ausente todo el legado de Richard Wagner que siempre se analiza desde la creación musical, olvidando que esta se debe a su concepción del teatro, al que entendía como obra de arte total, en el que se fusionan argumentos, personajes, escenografía, edificio del espectáculo (se hizo un teatro para este objetivo), y música que inundándolo todo lleva al éxtasis al espectador. 


Durante el siglo XX se consolida lo que conocemos como Teatro Musical, heredero del teatro de Extravaganza del siglo XIX (retratado con maestría por Mike Leight en la entretenida película Topsy Turvy) y del bodeville de cabaret y el café concert (fuertemente vinculados al expresionismo alemán), de los que Bertolt Brecht tomó inspiración para su paradigmática obra.

La importancia de Brecht en el teatro mundial se refleja en los miles de proyectos artísticos que surgen de sus textos, poemas y forma de hacer teatro

Hablar de Teatro Musical es imposible sin mencionar el legado de Brecht, quien ha marcado con su propuesta toda la estética teatral hasta el día de hoy. Se le ha llamado el Aristóteles del siglo XX. Él propone el "efecto de distanciamiento" como recurso pedagógico para establecer una crítica a la sociedadl. A Brecht no le basta con que el público se emocione, quiere que tome conciencia, que se eduque, que piense. Por ello interrumpe la acción con cuadros musicales, con canciones que conectan al espectador desde otro ángulo con el mensaje que estaba proponiendo.


La alianza de Brecht con el músico Kurt Weill llevó el teatro musical a posicionarse como forma artística absolutamente válido para hacer llegar contenido. Su influencia ha penetrado en todas las formas musicales y escénicas. Son incontables los artistas que no se han resistido a hacer covers de sus canciones, como Mack The Knife o Moon of Alabama:




El teatro musical, como normalmente le conocemos hoy en día, es una combinación entre actuación y canto, entre notación musical y escritura textual, que incluye partes habladas y otras cantadas, con gran protagonismo del elemento musical, el que por lo general nos lleva a una realidad onírica o de fantasía. Normalmente la música de este teatro se ancla a las sonoridades más contemporáneas y populares, con énfasis en ritmos que se puedan ejecutar coreográficamente en el escenario: rock, jazz, ritmos latinos, incluso pop. En esa línea se inscriben las producciones que por años se prolongan en Broadway o en Londres, como por ejemplo: El fantasma de la ópera, Cats, Jesucristo Superstar, West Side Story, Hair y recientemente Mamma Mia!. Todas terminando en inolvidables versiones cinematográficas.


En una línea más experimental, marcada por el minimalismo extremo, la colaboración entre el músico Philip Glass y el director Robert Wilson generó "Einstein on the beach", un espectáculo que cuesiona lo que entendemos por teatro musical


En nuestro país, no podemos dejar de mencionar que las dos obras de teatro que más han marcado al público por generaciones sean dos piezas que le deben mucho a la música : “La pérgola de las Flores” y “La Negra Ester”. Ambos hitos de la dramaturgia y de la puesta en escena, necesitaron versos y melodías para entrar en el corazón del público y mostrarnos realidades que quizás de otro modo no hubiéramos aceptado de buen agrado: la lucha social y política de un grupo de mujeres para defender su derecho al trabajo, en la Pérgola; el precario mundo prostibulario de un puerto, lleno de pobreza, abandonos, pero también ternura, en la Negra. En la misma línea y plenamente actual se inscribe la producción de una de las compañías teatrales de Chile con el lenguaje teatral propio más acabado y de mayor repercusión en el público, Tryo banda Teatro, dirigida por el talentoso Francisco Sánchez, actor y músico, un juglar como se define.


En la línea de búsqueda de convergencia de teatro y música, fue que el año 2004 estrenamos “Nobleza Obliga”, con dramaturgia de Benito Escobar y bajo mi dirección, en un formato que recupera las estructuras formales de la ópera, pero con todo la sonoridad de la música electrónica, en su vertiente de Electroclash La propuesta reunía en escena a DJs y actores para ilustrar la decadencia del poder, en medio del falso brillo y penumbras de una discoteca, donde un patético rey y su corte deambulan a la deriva de la noche. .



Comments


bottom of page